El Oryctolagus cuniculus o conejo

Es invierno y sin embargo todavía los días soleados y templados nos arropan. La nieve y el agua son escasas.  Un tiempo que engaña, con su grata calidez, a todos los seres vivos. Así pues, no es extraño que al levantarse uno por la mañana y mirar por la ventana se revele, ante sus ojos, una naturaleza llena de vida. Si os pasa eso es que estáis en un pueblo del mediterráneo tan hermoso como Costur.

El ser vivo que hemos escogido hoy en Costurnatura es un animal que cualquier niño desea tener en casa como un peluche por sus dimensiones adecuadas a los abrazos, su pelaje suave, sus brillantes ojos llenos de vida y sobre todo sus orejas que tanto sorprenden por su espectacular y peculiar tamaño.

17.02.2014 - Costur - Oryctolagus cuniculus - Nathalie Rosay

17.02.2014 – Costur – Oryctolagus cuniculus – Nathalie Rosay

Un ser que ha inspirado dibujos animados tan famosos como Bugs Bunny el cual aún nos hace reír con su graciosa manera de comerse la zanahoria o de engañar a su eterno e incondicional enemigo el cazador. Sin embargo, como veremos, el conejo no siempre ha sido una especie tan extendida y conocida.

El conejo común, Oryctolagus cuniculus, es una especie con una presencia notable, estos últimos veinte años, en toda la Comunidad Valenciana. Pero no siempre ha sido así y la población de este peculiar mamífero ha sufrido muchos achaques que han sido producto de graves errores cometidos en gran parte por los humanos.

El término  “Oryctolagus” proviene de dos palabras griegas “orycto” que significa cavar y “lagos” que significa liebre. Hubo una época en que este animal fue un desconocido, tanto para griegos como para romanos, hasta que estos pisaron la península ibérica.

Entre los primeros escritos históricos que destacan hay que remontar hasta el siglo II a. C. para encontrar una de las primeras descripciones de este animal. Una obra de 40 volúmenes redactada  por un historiador griego llamado Polibio (200 a.C. – 118 a.C.) :  “Historia Universal bajo la República Romana”, la primera Historia Universal conocida, fue la encargada de desvelar al mundo antiguo la existencia localizada en la península ibérica de este mamífero.

El Oryctolagus cuniculus pertenece a la familia Leporidae, dentro del Orden los Lagomorfos. En los ejemplares adultos, el pelaje es de color pardo-grisáceo mezclado de crema y negro. La borra por lo general es gris con las puntas algo rojizas. Los costados son de color pardo.

17.02.2014 - Costur - Oryctolagus cuniculus - Nathalie Rosay

17.02.2014 – Costur – Oryctolagus cuniculus – Nathalie Rosay

Alrededor de los ojos existe un cerco pálido y las orejas son grises en la parte posterior. Sin embargo son del color de la cabeza en su parte anterior. En las extremidades superiores de las orejas, se observa una estrecha franja negra. Su rabo es corto y de color negro por encima pero la parte interna contrasta por su color blanco intenso muy fácil de observar al verlo correr.

Este color también predomina en la parte del vientre y en la cara inferior de sus extremidades. En la nuca, el pelaje es rojizo mientras que en su cuello es de color pardo. Sus dos patas traseras son muy potentes, están perfectamente adaptadas a la carrera y permiten que este mamífero alcance una velocidad superior a los 50 km/hora. Por lo que se refiere a sus dientes hablaremos, más adelante, de sus peculiaridades.

No existe dimorfismo entre ambos sexos de esta especie. Se pueden distinguir las crías de los adultos por el tamaño porque en los ejemplares juveniles, el pelo se caracteriza por ser corto y oscuro. A medida que va creciendo el conejo sufre dos tipos de muda. La primera es flanco-dorsal y la segunda ventral. Las dos mudas van alternándose. La muda ventral tiene lugar durante los meses de primavera provocando un pelo menos denso y más claro que en los ejemplares adultos.

17.02.2014 - Costur - Oryctolagus cuniculus - Nathalie Rosay

17.02.2014 – Costur – Oryctolagus cuniculus – Nathalie Rosay

Los adultos tienen un peso que oscila entre unos 800 gramos y  1,5 kilogramos de media. Esta variación esta causada, en gran parte, por la distribución geográfica, por las propias variaciones ecológicas y por el momento del año o estaciones.  Por lo general su tamaño es de unos 35 a 50 centímetros de largo. 

Vive en comunidades constituidas por individuos de ambos sexos de diversas edades que comparten una misma madriguera con capacidad entre 6 y 10 adultos. De allí que se le considere un animal gregario. Cada comunidad ocupa un territorio determinado – de una extensión entre 1500 a un poco más de 6000  m2 –  y en el cual puede pasar el tiempo que dure su vida por lo que también se le califica de especie territorial.

2.03.2014 - Madriguera Oryctolagus cuniculus - Costur - Raul Fortanet Pallarés

2.03.2014 – Madriguera Oryctolagus cuniculus – Costur – Raul Fortanet

La madriguera esta constituida por una cámara central de la cual parten numerosas galerías que conducen al exterior. A la menor señal de peligro, los conejos dan la alarma a sus compañeros. Esta señal la producen batiendo fuertemente el suelo con las patas posteriores. Señal captada – como cualquier otra de mucho menor impacto – por las sensibles orejas de los conejos que actúan como dos verdaderos radares debido a su tamaño y a su facilidad de orientación. En efecto se puede observar como las orejas se mueven independientemente una de otra.

El conejo tiene una gran capacidad para reproducirse a causa de varios factores. En primer lugar porque, aunque exista una cierta jerarquía entre los machos – la cual establece quién tiene prioridad para el apareamiento – es una especie polígama. En segundo lugar, es capaz de reproducirse a lo largo de todo el año. En tercer lugar, el tiempo de gestación es corto: dura alrededor de un mes. Finalmente la hembra es capaz de dar a luz entre 4 y 10 gazapos y los amamantará durante un mes. Las crías a su vez alcanzarán su madurez sexual a los pocos meses de su nacimiento (los machos a los nueve y las hembras a los siete meses) y tendrán a su vez la misma capacidad de reproducirse.

La edad media que puede alcanzar un Oryctolagus cuniculus es de unos 4 años. La máxima puede ser entre 8 o 10 años. La realidad es que la mayoría de entre ellos no sobrepasa el primer año de vida. En la Comunidad Valencia algunos estudios apuntan que solo menos del ocho por cien alcanza los dos años de vida.

17.02.2014 - Costur - Oryctolagus cuniculus - Nathalie Rosay

17.02.2014 – Costur – Oryctolagus cuniculus – Nathalie Rosay

Los hábitos de esta especie son nocturnos y crepusculares por lo cual es fácil sorprenderlos al amanecer y al anochecer. Su alimentación se basa principalmente de vegetación herbácea, gramíneas, brotes de arbustos, bulbos y raíces que desentierra y corteza de árboles jóvenes que roe.

Este hábito ha llevado a los científicos a confundirlos y clasificarlos en un principio en el orden de los roedores. Se tuvo que esperar hasta principios del siglo XX para que se desligara al conejo de este orden y se metiera en el de los Lagomorfos. Este termino proviene del griego Lagomorpha que significa en forma de liebre. Es un orden que identifica a sus miembros por tener dos pares de dientes incisivos superiores – que no paran de crecer a medida que se van desgastándose –  frente a un único par existente en el orden de los roedores.

2.03.2014 - Heces Oryctolagus cuniculus - Costur . Raul Fortanet

2.03.2014 – Heces Oryctolagus cuniculus – Costur . Raul Fortanet

El conejo además practica la cecotrofia que consiste en la producción de dos tipos de heces: unas heces blandas – por su elevado contenido de agua – que el animal ingerirá para poder digerir el resto de los alimentos y otro tipo de heces, esta vez duras, que serán las definitivas. Es una doble digestión semejante a la de los rumiantes pero en realidad distinta tanto como lo son sus aparatos digestivos.

Aunque el Oryctolagus cuniculus pueda adaptarse a múltiples ambientes, y por este hecho se considere un especie muy plástica, su hábitat es preferentemente los terrenos abiertos, como los campos extensos cubiertos por matorrales donde pueden esconderse con facilidad.

De allí que los encontramos en Costur en terrenos de secano y también en zona de regadío como nuestros huertos lo cual no alegra tanto a nuestros padres porque suelen comerse alguno que otro cultivo como las lechugas, las raíces de las verduras…

En condiciones optimas, sin depredador ninguno, esta especie puede llegar a ser totalmente invasora formando unas verdaderas plagas. Esto ha ocurrido en parte de nuestro planeta, especialmente en Australia donde el animal fue introducido y se reprodujo de una forma sorprendente.

La historia cuenta que en 1859, Thomas Austin, un británico gran amante de la caza que vivía en el sur de Australia, sintió nostalgia de su país e hizo importar de Gran Bretaña una docena de parejas de conejos en el continente Australiano donde el conejo era un gran desconocido.

Cincuenta años después se podían contar más de 600 millones de ejemplares los cuales habían colonizado un 60% del territorio dejando el continente al borde de una crisis agrícola y ecológica de gran importancia.

rabbit_proof_fence

Fotografía de archivo – Valla para evitar el paso de los conejos en Australia

El gobierno buscó todo tipo de remedios desde la caza, explosivos, trampas, venenos y hasta se construyó en 1901 una valla de 1833 kilómetros de largo para impedir al conejo su entrada en las tierras Australianas Occidentales. Se repitió la operación hasta formar una barrera de un total de 3000 kilómetros de largo. Todo fue en vano. Se introdujo otra especie : el zorro como un depredador óptimo para su extinción pero este se decanto por atacar a los marsupiales y se reprodujo con la misma facilidad por lo cual el problema fue mayor.

La causa de esta catástrofe era más que evidente ya que este mamífero no encontró en Australia ningún depredador. Este hecho no ocurrió nunca anteriormente debido que en su territorio de origen, el conejo formaba parte de una cadena trófica establecida dónde tenía grandes depredadores. Particularmente, en España sus principales son las águilas y el lince ibérico. La conjunción de estos seres equilibra la cadena trófica original por lo que su existencia en nuestras tierras tiene un distinto y alto significado.

Los australianos finalmente optaron por un remedio radical, un virus: la Mixomatosis con un síntoma característico que consiste en la inflamación parpebral que se transmite por hematófagos como garrapatas, pulgas y mosquitos. Este virus se extendió por nuestro continente y en algunos territorios llego a eliminar hasta un 90 % de la población de conejos. El Oryctolagus consiguió, gracias a las campañas de vacunas contra este virus, sobrevivir y augmentar su capacidad de adaptación frente a él.

A finales de los 80 se detectó otro virus : la hemorragia vírica. Este virus es mucho más letal: mata al conejo por asfixia y paro cardíaco a lo más tardar 48 horas después de la incubación. En Australia dicho virus ha reducido considerablemente su reproducción. En Europa: también.

21.02.2014 - Costur - Oryctolagus cuniculus - Raul Fortanet Pallarés

21.02.2014 – Costur – Oryctolagus cuniculus –     Raul Fortanet Pallarés

Si bien hemos de aprender de los errores, sí es cierto que en nuestro país, gracias a la consciencia que tenemos de conservar nuestra fauna y a la gran labor de difusión de hombres tan destacados como Felix Rodriguez de La Fuente sobre la importancia de conservar los eslabones de las cadenas tróficas para la subsistencia de especies en vía de extinción como el Lince Ibérico, hemos conseguido aunar un cierto equilibrio y control de la población del Oryctolagus cuniculus.

Se ha evitado lo peor gracias a las campañas de vacunas masivas y esto nos permite, no solamente disfrutar de verlos correr y poder fotografiarlos, como es mi caso, sino también y, para algunos otros, de disfrutar de un buen plato tal y como lo describía Polibio en su obra.

No debemos olvidar nuestra labor en calidad de depredadores y también de seres razonables la cual puede ayudar a mantener nuestros magníficos parajes y sus seres vivos en un equilibrio que también por nuestros errores llega a ser muy frágil. La experiencia de este mamífero sin duda puede servir en gran medida de lección que debemos, sin lugar a duda, recordar a menudo. 

Páginas de interés:

Sobre la mixomatosis y los riesgos evidentes para toda una cadena trófica. Un vídeo duro,  no apto para ciertas edades y sensibilidad, pero muy realista sobre dicha problemática :

http://www.youtube.com/watch?v=tDkR5geYWO8

Sobre la obra de Polibio podeis leer una traducción online bastante interesante :

http://cayocesarcaligula.com.ar/grecolatinos/polibio/index.html

Anuncios

Acerca de raulnath

This is a new project for us and our purpose is to save and to inform about the identity of a real beautiful village in Spain: Costur. To inform about all that surrounds it and specially what we love and have : Mediterranean Nature in this part of SPain.
Esta entrada fue publicada en Fauna. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Oryctolagus cuniculus o conejo

  1. Daniel Gozalbo dijo:

    Magnífic article Raul, amb unes fotografies oportunes i díficils. Enhorabona. Daniel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s